Poemas inéditos de Revagliatti

Rolando Revagliatti nació el 14 de abril de 1945 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, República Argentina. Publicó en soporte papel un volumen que reúne su dramaturgia, dos con cuentos y relatos y quince poemarios, además de otros cuatro poemarios sólo en soporte digital. También en edición electrónica se hallan los Tomos I, II, III, IV y V, conformados por 128 entrevistas realizadas por Revagliatti, de Documentales. Entrevistas a escritores argentinos. Todos sus libros cuentan con ediciones electrónicas disponibles en http://www.revagliatti.com. Ha sido incluido, entre otras, en las siguientes antologías: Dramaturgia Latinoamericana: Argentina (en República Dominicana, 2008); Minificcionistas de ‘El Cuento’ Revista de Imaginación (en México, 2014); Poesía Argentina Año 2000 (selección de Marcela Croce, 1999), El Verso Toma la Palabra (México, 2010).

ALAS te acerca algunos poemas del libro inédito de Rolando Revagliatti, titulado Viene junto con

Señales

Me tropecé con ese cadáver:

la rubia en camisón (a primera vista)

resultó un rubio en camisón

y la TV, encendida, trasmitía

no desde un canal de aire

un programa de chismes de la farándula

sino que, desde un canal de cable

ofrecía, muda, un cartel:

“Esta señal

no está disponible”.

El zonzo no duerme o duerme centinela

¿Qué más que velar

guardando el puesto que se le encarga

el zonzo

              hace?

¿Qué lo hace

ser la cosa que observa

y lo impele

a no perderse de vista?

¿El saldo de la Gracia?

El zonzo avizora

la defenestración

que rezuma su par:

la Desgracia

“De las tres mujeres
una dormía
en esa especie de doble
cama matrimonial
Las otras dos se entendían
entre ellas
En mi cuarta parte de la cama
yo no dormía y por lo tanto ni
en sueños me las entendía
con mujer alguna”

Que digan si no cabe

                                  fácil

este sueño en el zonzo.

Auras

Si provinieras de mi aura

santifícote

si sospechárate tiznado

por aura ajena, excomúlgote

Esa es mi administración

y me complace:

digo lo mío y santifícote

o digo lo mío y excomúlgote

o callando

infiérote

la inexistencia.

Unos versos bastante

Puedo escribir unos versos bastante jodidos esta noche

Mi tristeza no me impregna sola:

con la furia y la vergüenza

arma gavilla

Superponiéndose

me la ponen

con sus chamuyos

las violadoras

Y es lo que hay en la gestación

de este artilugio.

Borde

Con la que inexorablemente

arreará con nosotros

me topé muchas veces

espantándonos

                         siempre

en un borde.

Conmigo, a solas

Cuando me quedo a solas con mi corazón

todo es malo o pésimo

Mi corazón

en el remedo del silencio

me enloquece

En el remedo del silencio

y por la noche

él, tan luego él, ese músculo

me amenaza

Añade a los motores de la casa

a las destemplanzas del vecindario

a la agonía de mis pensamientos

su insuficiencia

o arbitrariedad.

Esplín en el corazón

              “en lo mejor de mi vida

        dejándome el alma herida

               y esplín en el corazón”

                       Pascual Contursi

En lo mejor de mi vida

anímica

intelectual

sentimental

el alma herida

Despiadada me da la luz en las pizzerías

piadosa me da la luz en el cabaret

bondadoso se deja paladear el budín de espinacas

hanse desterrados de mi boca los incomparables cubanitos

Tal la tangibilidad de la decadencia

la recia

la cómica

La iluminación de las pizzerías me despoja

y me provee la del cabaret

En lo mejor de mi vida

el alma herida.

Aproximación a un escrutinio de la hostilidad

Lejos de pretender ser exhaustivo

y a sabiendas de que mañana

debido a un premio (logro)

o a un tropiezo (falla)

todo puede cambiar

escruto que 87 te recelan

(más de 50 descreen de que

sea verdad tanta nobleza)

35 te desprecian

(ojo, la mayoría, simplemente, no te valora)

Te odian apenas 11

de los cuales 9

desplazan al odio

una envidia acendrada

Sólo 2, entonces

te odian te odian

(y 1 de ellos porque teme a la larva
de su erotización por vos)

2 tenemos

con odio 18 quilates

acrisolado

tórpido.

Vistos 338 total views

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Siempre resulta grato leer las creaciones de Rolando Revagliatti. En este caso, una poesía dueña de un tono entre satírico y burlesco que aspira a compartir con el lector cierta complicidad ingeniosa para su cabal comprensión.

    1. Gracias Lina ! totalmente de acuerdo con vos. Saludos! Moni

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *