Poesía sin fronteras: Lilia Gutiérrez Riveros

Lilia en un jardín de París

La reconocida poeta, ensayista, narradora, docente y científica colombiana Lilia Gutiérrez Riveros comparte algunos de sus poemas con Alas de gaviota.

La espera

Cuando

resbalan las notas

de un violín solitario

por la brisa de la espera

escapa el sentido

al frutal del verano.

Cada quien

multiplica cifras al vacío.

manos, voces sin tiempo

empeñadas en esquivar la vida.

Entre tanto

aún sin reparos

una begonia edita

la púrpura corola

al borde de un antiguo aroma.

Mutación

Con mi desvarío

me confundo

en el rubor de la tarde.

Pasa mi espíritu de garza

aleteando sus virtudes

ante tus ojos inmóviles

de sal y arena.

Vuela mi alma

otra palmera

y llega al rompeolas

entre los aposentos

de las rocas

donde el aire repasa

el propósito

de los antiguos maderos.

Cuando los muertos

queden bajo tierra

saldrán a flote los sueños

en el sonido de las olas.

La leyenda humana

se abrirá paso

entre el camino

de los saltamontes.

La eternidad en pleno volverá.

Desde la otra orilla

verás mi corazón

en el titilar de una estrella.

El río va

Contemplo

el pausado viaje del río

en la mañana de codornices

picachuelos, alondras, mariposas

cigarras y montecitos de arena.

El sonido pasajero

bautiza las cumbres

bordea la silueta de barrancos

baña los juncos y los matorrales

toca mis manos y se marcha

en su busca de su encuentro con el mar.

Aquí traigo mis pies descalzos

sobre las cenizas de un rayo

que equivocado de rumbo

rompió el comienzo de un día.

Las nubes

pulen la altura del monte

la brisa repara sus notas

en las hojas de los árboles

un grupo de hormigas

organiza su excursión matutina

alcanzo el fruto

en el ramaje de la zarza

y el río pasa

pasa rumbo al mar.

Intervalo

Retornar al origen

donde no hay principio

con su eco hacia el fin.

Ser la ola del Mar

que todo lo contiene,

piel de los crustáceos

movimiento pausado

en el ir y venir de la corriente.

Matiz descubriendo

recodos y estaturas.

Descifrar los espacios

en los hilos del viento.

Sentir el manto

de un cálido día

y el cielo salpicado de luceros

en un festín nocturno.

Ser por un instante

sencillamente ser.

Los músicos

Los  músicos

son el bálsamo para la Tierra.

Sueltan sus melodías a la atmósfera

y sus notas danzan y aclaran el aire

dando forma y brillo nuevo a la vida.

Traen consigo un misterio antiguo

y con él moldean el alma de los siglos.

Los músicos son el mar

que convoca el río y sus criaturas.

Son el puerto del Cosmos

donde la luz alcanza su máximo sentido.

Mente, corazón y oficio

son los músicos

ellos

nacidos de las alas de Ícaro.

Día del Sol

Tropieza la noche

con la sombra de su sombra.

Quedan perplejos los sueños en su inercia.

El alba

hace el guiño, insiste

se levanta con las flores.

Entre los matorrales

el retoño insinúa su gesto.

Con la brisa

el sonido despunta el día.

Más allá del tiempo

el alma de las cosas.

La dimensión vegetal

renueva sus misterios

en el corazón del bosque.

Se va la tarde

con sus pincelazos dorados.

Se  va metiendo

y empiezan a juntarse

las siluetas de las montañas.

El Sol

ha cumplido otra vez

como lo hará

en los siglos venideros

en el espejo de las fuentes

cerca de los retoños y  de las hojas caídas

al lado del que empieza y del  que termina.

Entrega, vuelve a entregar la luz, la perfección

sin exigir, sin limitar, sin adjetivar nada.

El instante pasa

Ni siquiera el sol

podría alcanzar  el símbolo

en que la noche  abre el día

la perpendicular  donde el bálsamo

encuentra  la conjunción del abrazo.

Deberíamos  conservar  un imán

y estar listos para el amor

cuando nos invade la sangre y el aliento.

En un parpadear

es tarde  para comprender que

era el instante  de la eternidad que descendió

y algo o alguien rompió  las fibras  del destino.

Cuando el instante se va

todo es ceguera y vacío

el relámpago se pierde  sin remedio.

Luego

la muerte lentísima

amordaza la piel y lo sentidos

y no hay exorcismo  ni magia

que detenga  el olvido.

No vivimos  la fiesta   

nada que recordar 

nada en los anaqueles.

Un amor sin existencia ni forma

se esfuma en los vectores de la nada.

Anillo de fuego

Fue durante el eclipse

cuando se vieron las sombras invertidas

de las montañas al borde de la Luna.

Yo estaba absorta

cuando ella al frente del Sol

y distante de la Tierra

ofrecía a sus contempladores

la luz que fluye por sus contornos

a manera de anillo de fuego.

Se iluminaron los valles lunares

mientras ella se movía frente al Sol.

En sus bordes

las sombras se proyectaban invertidas.

No sé en qué instante pasó

y quedé con el alma iluminada.

Quizá  llegue otro junio

en otra franja del planeta

donde la Luna entregue

nuevos anillos luminosos.

Lilia Gutiérrez Riveros

Macaravita, Colombia. Poeta, ensayista y narradora. Química y bióloga, con estudios en medicina cuántica y astroquímica. Catedrática universitaria y gestora cultural. Algunos poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués, alemán, italiano, árabe, rumano, nepalí, griego y mandarín. Incluida en antologías y estudios críticos. Ganadora del I CONCURSO MUNDIAL DE ECOPESÍA, 2010. Embajadora de la Paz del Círculo Universal de Embajadores de la Paz con sede en París y Ginebra. Fundadora y Presidenta de la Fundación Poesía Sin Fronteras.

En 1985 recibe la Mención de Honor José Acevedo y Gómez de la Presidencia de la República por su trabajo en Educación Superior. En 1997 recibe el reconocimiento por su trayectoria literaria, en el marco del XVIII Encuentro Internacional de Escritores, celebrado en Chiquinquirá, Colombia. En el 2005, el homenaje del Grupo Literario Contracartel, en el marco de la 18ª Feria Internacional del Libro de Bogotá. En el 2011 es nombrada Embajadora de la Paz del Círculo Universal de Embajadores de la Paz con sede en París y Ginebra. En el 2019 recibe el reconocimiento y exaltación a su obra literaria por parte del Concejo de Bogotá. En el 2020, el reconocimiento a su obra literaria orientada al cuidado de la vida, por parte del Jardín Botánico de Bogotá. Homenaje por su obra dedicada al cuidado de la naturaleza por parte del Grupo Paz y Silencio, Bogotá, 2020. En 2021 recibe el reconocimiento del Fórum Pablo Neruda, por sus aportes significativos al arte, la literatura y la cultura de Colombia, Nuestra América y la lengua española. En el 2021 obtiene la Mención de Honor en Literatura de la revista Sahitto, Bangladesh. 

Bibliografía

Poesía

Al sur de Antares (poesía rumano – español), Editura Academiei Internationale Orient-Occident, Bucarest, Rumania, 2020.

Sinfonía del orbe, poesía completa, Arte Poética Press, New York, 2014.

Inventarios (Poesía), Ediciones Exilio, 2013

Pasos alquilados (Poesía), Caza de Libros, Ibagué, 2011

Intervalos, (Poesía), Contracartel Editores, Bogotá, 2005

La cuarta hoja del trébol (Poesía), Ediciones Equilibrio, Bogotá, 1997

Carta para Nora Böring y otros poemas, Contracartel Editores, Bogotá, 1994.

Con las alas del tiempo (poesía), Ediciones Tercer Mundo, Bogotá, 1985.

Narrativa

El buey Gacho (cuento), Trendi Editores, 2021

Los amigos de Luciana (cuento), Trendi Editores, 2021

La casa de Casilda (novela), Educar Editores, 2020

Doble travesía (novela), Educar Editores, 2017

Valerio Valentín (novela), Babel Books, Inc, New York, 2012, segunda edición, Editorial Atenea, Bogotá, 2014.

Los duendes de July (cuento de Navidad), El Palatino, Bogotá, 2013.

Ciencia

Taller de laboratorio: 100 experimentos de biología, física y química, Lexus Editores, Barcelona, España, 2010

El gran libro de los Dinosaurios 3D, Lexus Editores, Euroméxico, 2011

Criaturas Mitológicas, 3D, Lexus Editores, 2012.

Autora de 15 libros de química, 13 de Biología y más de 20 publicaciones de metodología científica.

https://liliagutierrezrive4.wixsite.com/misitio

Vistos 124 total views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *