ANTONELLA MARENGO en 3T: TRABAJO SOCIAL, TANGO Y TEATRO

Antonella Marengo. Bailarina, actriz, trabajadora social, feminista crítica, mujer apasionada.

Por Mónica Muñoz

El escenario de la Sala de Actos de la Escuela de Enseñanza Media N° 206 Rosa Turner de Estrugamou, de Venado Tuerto, inicialmente Escuela Normal, es excepcional. Uno de los más logrados y solicitados en la ciudad. Amplio, diseñado de acuerdo a los cánones de principios de siglo XX en el corazón de esta construcción de estilo neoclásico, posee pesados cortinados rojo escarlata y piso de noble madera. Este fue el primer escenario que pisó Antonella Marengo, nuestra entrevistada de hoy.

Escuela Normal, dibujo de Martín Viola

“Mi iniciación en el teatro fue con Horacio Ñoti Martínez, en la Escuela Normal, cuando estudiaba la secundaria. Hice 4 años con él que me maravillaron y una obra que me marcó para toda la vida, me emocionaba mucho hacerla. Me refiero a Modelo de madres para recortar y armar. Una experiencia genial, que pone en cuestión el refrán ‘madre hay una sola’ para mostrar la diversidad de modelos de madres, la variedad de funciones maternas que existen y las representábamos desde los estereotipos. Fue muy interesante poder representar eso siendo una adolescente. Madres castradoras, indiferentes, permisivas, que no escuchan. Era como una vidriera en la que se mostraba una colección de figuras. Si bien era cómica tenía sus momentos de mucho drama. Esa fue mi primera experiencia y me permitió identificarme con el teatro. Además, el director, Ñoti Martínez, era una cosa increíble cómo nos enseñaba. Bajo su dirección también participé en El gran deporte Nacional (2008), Humores (2007), Un poco de todos. A partir de allí continué haciendo cursos y talleres de perfeccionamiento.»

“Mis experiencias con Mauricio Sariaga Contreras, que es un gran director de nuestra ciudad, están muy vinculadas a lo social. Por ejemplo, hicimos Egalité, de Mariano Moro (2018), que está conectada con los principios de la Revolución Francesa. Uno de los personajes es Victoria Ocampo, quien tiene como invitado a Ortega y Gasset, el filósofo español. También hay dos mucamas. Me tocó hacer de una de ellas. Ortega propone un juego que es de inversión de roles sociales entre las mucamas y las personas pertenecientes a la Alta Burguesía. Se trabajó desde una perspectiva irónica ya que en el juego se invierten los roles y queda visible la fragilidad de la clase alta.

En la misma línea se encuentra Reflejos, anverso es reverso -autoría de José Cifre, Jorge Pereyra, Mauricio Sariaga Contreras; puesta en escena, dramaturgia y dirección de Mauricio Sariaga Contreras (abril, 2022)-. Esta obra está basada en el libro Espejos de Eduardo Galeano. Mauri – a partir del surrealismo- representa una historia que refleja el juego dialéctico opresor-oprimido.

Imagen del espectáculo Mamushka: colección de cuerpos: PH Ainelén Vizzoni.

También fui parte de una creación colectiva, propuesta del Taller de Actuación Avanzado con Mauri: Mamushka: colección de cuerpos, propuesta artística performance- director: Mauricio Sariaga Contreras (Abril, 2021)- en la que cada uno pudo aprender a armar una performance. Y la mía particularmente tenía que ver con las prácticas discursivas representadas en la meritocracia, el doble discurso. Aquí trabajé el discurso político.»

Nuestra invitada también es bailarina.

-Nos interesaría conocer más sobre tus experiencias como bailarina.

«Mi formación específica es tanguera pero también hago otros estilos en función de las convocatorias. Por ejemplo, bailé jazz para participar en Un viaje a Chicago (2017-2018), que es un musical. A los 13 años comencé a formarme como bailarina de tango y también como actriz. Con el tango he realizado varias giras artísticas por nuestro país, llegando hasta Tierra del Fuego en el año 2014, con Seducción de una noche: tangos, como integrante de la Compañía Coreográfica Argentina junto al trío de tango: Chilín Morelli (piano), Norberto Valentini (bandoneón), Marcello Giovellina (bajo) -director: Gustavo Guerrero (2014)-.»

“Bailar es contar una historia, como en el teatro”.

«En el tango tengo dos etapas porque por unos años no hice tango. El tango ha llegado en momentos de mi vida muy precisos permitiéndome una resignificación a nivel personal. Comencé con Gustavo Guerrero en su Escuela de Tango Juan Carlos Copes. Suspendí y luego vino una segunda etapa, que comenzó en setiembre de este año, con un espectáculo con el bandoneonista Walter Ríos bajo la dirección de Gustavo Guerrero, en la Compañía Coreográfica Argentina. Fue muy enriquecedor. Con mi compañero Lucas González nos puso a trabajar y fue un gran desafío porque nos invitó a un interesante proceso creativo. Todas las experiencias que tuve con el tango son muy lindas.

«Hay un movimiento feminista que también interpela el tango tradicional, el lema ‘el tango es macho’; hay una puesta muy interesante e inclusive hay otros roles. Mujeres que bailan con otras mujeres, diversidades inclusivas y eso me parece que está muy bueno.»

-¿Cómo se vinculan tus tres prácticas esenciales?

Yo considero que todo está enlazado: el trabajo social que es una de mis pasiones, el tango y el teatro…está todo en relación, ninguno es sin el otro. En el tango lo más maravilloso es el encuentro con el otro, el abrazo, contar una historia con el otro. En su nacimiento habla de una cuestión social. Como expresión social de un momento determinado de la Argentina y es riquísimo porque surge de los sectores populares. En el trabajo social trabajo con las expresiones de la cuestión social. Y en el teatro es lo mismo, el enlace es con el otro porque no se puede construir un personaje si no es con el intercambio con otro. Acción-reacción.

«La mirada del Otro hay que trabajarla, mucho, para poder crecer.»

-Actriz, bailarina de tango, trabajadora social, estudiosa a más no poder para superarte, ¿cómo te describirías?

«Si tengo que definirme soy una mujer apasionada, luchadora, feminista crítica y las expresiones artísticas me permiten encontrarme con la mujer que soy porque aunque sea un cliché debo decirlo: las palabras no alcanzan. También el Trabajo Social me da esa posibilidad pero allí intervienen más variables y también puede ser pensado como un arte donde hay que crear y recrear todo el tiempo.»

«Deseo seguir desarrollándome, perfeccionándome como artista tanto en el tango como en el teatro. Y, por supuesto, avanzar en mi carrera como trabajadora social.»

Antonella Marengo

  • Integrante del grupo de teatro La Entente Cordiale -director: Horacio Martínez- (2004-2008).
  • Integrante del grupo de teatro Empezaron a parir las chanchas -directora: Silvia Burki– (2009).
  • Integrante de Compañía de Tango Juan Carlos Copes -director: Gustavo Guerrero- (2004/2008, 2011/2016, 2022…).

Vistos 276 total views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *