ALAMBIQUE, Colectivo de Arte

EXPO VIRTUAL “SEÑALES EN EL CAMINO” – Primera Parte

Por Mónica Muñoz (*)

ALAMBIQUE, Espacio para las prácticas en/de creación, es el nombre del proyecto creado y coordinado desde el año 2008 por la artista plástica argentina Alejandra Usandivaras. La amplitud del enunciado permite entrever la condición expandida de la práctica habitual de Ale en sus clases. Su taller es un espacio sin fronteras, un verdadero caldero con valientes entrecruzamientos discursivos, donde se van desarrollando las ideas y las obras. Una sabe cómo llega a cada clase pero los resultados son siempre imprevisibles. En mi caso particular –y esto es lo maravilloso- nunca puedo prever hacia dónde se abrirá mi creación. Entiendo que esto mismo le ocurre a mis compañerxs y en la última clase, la de cierre del año, nos enfrascamos en una conversación amena, potente, puro arte sobre cómo hacemos lo que hacemos en cada encuentro.

A continuación mostraremos una pequeña parte de las obras logradas en este tiempo por seis de lxs artistas integrantes del espacio. A modo de breve exposición virtual y para darnos el gusto de otra celebración grupal más.  

Les cuento que mientras buscábamos  nombres o títulos para nuestra puesta en escena recordamos los diferentes momentos-ideas-semillas de obras que transitamos a lo largo de los años ya que las prácticas con Ale son inclasificables, para nada convencionales. Renuncian, evaden todo el tiempo los nombres, conceptos o recorridos habituales de las clases de arte. Como ella dice:

“Reunirnos a hacer arte, es dejar una dimensión afuera y entrar en otra. 

Cada unx va encontrando los rituales de acceso propios, los gestos necesarios para empezar ese intento. El de ir hacia un cierto silencio, el que habilite el espacio interno  para atreverse al umbral de ese estado.

Qué más da que dejarse ir, entregarse a otras corrientes, entrecerrar los ojos para abrir otros sentidos menos capturados. 

Entregarse a la catástrofe a la que esa fuerza  nos lleva, la de soltar los clichés para acceder a la experiencia, no al modelo.

En estos tiempos de tantas capturas perpetradas, de tanta pérdida de ser naturalizada bajo supuestos de libertad y confort, estas prácticas se presentan como revolución. Que más, hoy más que nunca, que habitar la propia experiencia, la que no te vende nadie, la que no es sometida a imperativos de ningún tipo. Eso implica un acto de valentía, ya que somos adictos a las reglas que nos llevan por caminos domesticados.

Paul Celan  decía que el arte te lleva a un lugar al que no podrías llegar de otro modo.

Juntarnos a «entrar» en ese estado es un acto de resistencia, de re-existencia.

Acá estamos, en cada encuentro, en cada lectura, en cada pincelada, en cada escrito, intentando llegar a ese fondo, a ese lecho donde cada derrota, cada conquista da igual, porque allí se guarda la semilla intacta y despojada para volver a germinar en esta existencia que nos atraviesa más allá de cualquier captura”.

“Dicen los alquimistas que existe un conocimiento que cura. Para acceder a esta enseñanza proponen volver a habitar un estado en umbral. Espacio liminal despojante de investiduras, aquellas que obstaculizan el acceso al mundo intermedio, territorio que posibilita esta enseñanza; redención envuelta en el cosmos. El acceso a este ser primordial, es el que intenta recuperar el alquimista. Conocimiento vislumbrativo que, a diferencia del conocimiento racional, acontece otorgando un sentido vital no mensurable. Conocimiento que cura; recuerdo de sí en consonancia con el universo.
Los alquimistas eran considerados agricultores celestes; trabajaban en el trance de la
semilla. En el cuerpo de partida, y en el cuerpo heredado. Buscaban la separación del yo de sus datos personales para ir a sus datos cósmicos.
Experiencia directa con lo sagrado.

Lo sagrado atestigua una experiencia vivida (…) donde el aislamiento de la vida, en la esfera individual, se rompe súbitamente. Momentos de comunicación no solamente de los hombres entre ellos, sino de los hombres con el universo en el cual están de ordinario como extranjeros: comunicación que debería entenderse aquí en el sentido de una fusión (…) (Laure, 2014:5)

Las tramas, los ritmos, las cadencias, que se derraman del cuerpo, del ojo hacia el espacio, el lienzo, el poema, ¿a qué fuerzas aluden?
Las que acuden buscando reformularnos, en ese acto de invocación en acción. Memoria
viva, potencia latiendo que nos reconstituye en una suerte de transmutación que busca
reposar de nuestras construcciones yoicas más capturadas. Buscan espacio en nosotrxs;
interpelan nuestro confort, en cada vida, en cada comunidad. Exhalan la urgencia de
resituarnos en nuevos hábitats en los que podamos recrearnos como especie. El instinto de creación es un anhelo que asoma su gesto a la tierra, como un fruto más.»

Alejandra Usandivaras

ale.usandivaras@gmail.com

Contacto: 011-155 876 9332

https://www.instagram.com/hipopluma.arte/?hl=es

https://alejandrausandivaras.wixsite.com/alambique

Egresé de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón en el año 1988.

Realicé varias muestras grupales e individuales, en mis principios en N.Y., donde viví 2 años

y siendo la última una muestra individual en el Centro de arte y cultura: “La Blanco

Encalada” en el año 2014.

Realicé el Posgrado en Medios y Tecnologías para la Producción Pictórica – UNA.

Intercalo la docencia con la producción de mi propia obra y la investigación de la imagen y

los procesos de creación desde la filosofía, la antropología y el esoterismo. En el año 2008

inicié “Cuenco-Taller de Arte” / actualmente “Proyecto Alambique”, espacio para las

prácticas de creación donde coordino seminarios y talleres para adultos, adolescentes y

niños.

Belén Elorrieta

– artista visual, amante de la buena literatura, armonizando todo el tiempo los vínculos y los diferentes planos de su vida. Buenos Aires.

Apuntes creativos

Dejar de escapar.

Detenerme y rodearme de silencio. 

En el lecho del río todo está tranquilo.

El agua se aquieta y puedo al fin escucharme, recorrerme.

Las sensaciones suben y bajan.

Vuelvo al cuerpo. ¡Y me río mucho!

Bailamos?

Atardecer.

Alas abiertas.

Luces tornasoladas.

El crepúsculo llega.

Me desvanezco y me transformo.

Fusión inevitable.

Rosa Ferrer Reglá

(Barcelona 1978) 

Arquitecta y Terapeuta por formación y Artista por vocación. Se dedica a la docencia y a la terapia en el ámbito de las artes. Trabaja en la Escuela Massana de Barcelona y dirige el Proyecto Atena (Arte y Terapia). 

Pertenece al Colectivo Alambique desde el año 2020 y su vínculo con el grupo y con Argentina ha sido clave en su proceso de reconexión con su arte. 

“Apuntes sobre el proceso creativo o lo que necesito para habitar el fondo de mí misma”

Ir al desierto

llorar el nido de piedra

tocar y sentir el hueso

recomponerlo

Ordenar las piedras

escupir los peces 

volver a la madre

vincular, desvincular

Armar la casa

y ser sólo fosfato de calcio

Rosa Ferrer, 2022

Obras de Rosa:

MELIC (ombligo)
Serigrafía y yeso sobre acrílico, 15×21 cm. 

LOS GUANTES
Serigrafía fotográfica sobre guantes de tela recuperados.

AUTORRETRATO 2021
Cerámica, caracolas y piedras sobre acrílico, 35×50 cm. 

PABLO GABRIEL DURO

-artista visual, incansable explorador de formas y colores, integra el espacio desde el año 2020.

Apuntes creativos

Lo que necesito para habitar en el fondo de mí mismo

¿Con qué me quedo en la cueva recóndita de mi ser?
Si viviera en la prehistoria ¿qué me haría falta?

La fuerza de ir por la subsistencia. 

¿Subsistencia de qué? De ganas, de voluntad de vivir.

Pero ¿cómo? Y aquí comienza la creación del habitar.

Despojado de las construcciones previas, tan arraigadas, que acompañaron largos años transcurridos.

¿Con qué me encuentro? 

No sé cuántas capas fueron tapando los esenciales vínculos con lo primitivo de uno mismo.

Qué lindo desafío proponerse una nueva oportunidad de reunión con lo básico, lo austero de nosotros, nosotros.

El peligro de extinción y la resucitación creativa

El rinoceronte blanco del norte está en peligro de extinción. Quedan 2 o 3 ejemplares y no pueden ya reproducirse.

¿Qué nos gustaría hacer trascender del rinoceronte que llevamos dentro?

Podemos dejar un legado con lo nuestro, nuestro sentir, nuestros pensamientos y fundamentalmente con nuestro arte.

Recorrer los sinuosos caminos de expresión que nos «pinte» para aquellos que reciban nuestra obra.

Ir y venir, deambular, detenerse, arrancar, acariciar, decir, callar, gritar, disfrutar, volar.

Esto sigue, trasciende distinto, pero igual.

Tu rinoceronte quedará para siempre en mi impronta de vida.

Obras de Pablo:

ANDREA DOUER

-psicóloga del Centro de Salud Mental N 1 (CABA). Directora Asistencial de la Asociación Civil Grupo Diez, Centro Ambulatorio dedicado a la Asistencia y Prevención de las adicciones.

-artista visual. Integra el espacio desde el año 2020.

Apuntes creativos

El aliento asoma tímidamente  buscando el camino de salida.

Un  susurro, luego el grito.

Soy presencia, soy esencia, soy palabra que necesita ser escuchada.

Soy emoción que palpita inundando y derritiendo corazas.

Soy tierra, agua fuego, aire. Soy todo lo que está para entregarse a la muerte y a la vida.

Descubro un tiempo sin tiempo, un fluir de un ir y un venir.

 De repente la expansión, luego la restricción y el pulso del abrir y del cerrar.

El corazón se expande y chorrea.

La sangre me habita, me  recorre imperceptiblemente.

 Trasciende mi voluntad.

De repente un diálogo, una danza, una conversación.

Algo sucede, una fuerza extraña me sorprende.

 Me dejo afectar, mi cuerpo se modifica y ahí comienza el baile.

Cuerpo, tela, colores, pinceles se integran. Somos uno

No percibo fronteras, se silencia el afuera.  

Me inunda un silencio, la magia se hace protagonista.

Obras de Andrea:

s/t, 40×50 cm.

ADRIANA DÉBORA VENDROV

Lic. En comunicación social, Participa desde hace 15 años del Taller de Artes de la Profesora Alejandra Usandivaras. Obras suyas integraron diversas muestras colectivas de arte.

Memorable oscuridad

El fondo de mí misma,

entraña con raíz

que no renuncia.

Se desabotona

y explota.

Habitarme.

llenarme por todos lados.

La propia savia distraída

intenta desencadenar a Prometeo.

Elegir.

desde mi propia oscuridad,

dormir reconfortada en los brazos de mi propia noche.

La profundidad de mí misma

la libertad de elegirme

o no.

Todo sucede en los colores y las formas.

Obras de Adriana:

América, técnica mixta, papeles teñidos y acrílico, 70 cm x 98 cm.

Autorretrato, técnica mixta, transferencia y acrílico, 40 cm x 30 cm.

Maternidad, acrílico, 85 cm x 85 cm.

Paisaje, técnica mixta, acuarela y acrílico, 40 cm x 40 cm.

Noche, acrílico, 30 cm x 30 cm.

Susana, Belén, Ale, Mónica, Pablo.

Última Clase Zoom: Ale, Moni, Rosa, Belén, Pablo y Andrea.


Mónica Muñoz:

(*) Integrante del espacio desde mediados del 2021.

Vistos 154 total views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *