Letras que cuentan

Virginia Callegari: Arte & Diseño

Por Mónica Muñoz

PHs: Mónica Muñoz y Alejandra Peralta

El arte asalta las ciudades a cielo abierto y sin contemplaciones. Podemos pensarlo como un gran gesto de la Humanidad en su transformación que desde antiguos tiempos se manifiesta en construcciones arquitectónicas, esculturas, murales, monumentos, panteones, fuentes, diseños de plazas y jardines, veredas, vidrieras, graffitis, etc. En esta ocasión nuestra mirada se detiene en la vidriera de un estudio de diseño gráfico en la ciudad de Venado Tuerto, Provincia de Santa Fe. Callegari Servicios Gráficos.

Esquina ochavada que aloja la creación de la diseñadora Virginia Callegari. Su vidriera llama la atención y detiene a los paseantes. Una equilibrada apuesta gráfica en la que se mixturan obras de arte de los Siglos XIX y XX con el diseño gráfico. Ya sabemos que la  definición de obra de arte ha sido modificada con el avance de las nuevas tecnologías y la pregunta acerca de si el diseño gráfico es o no arte toca las fronteras, vuelca los bordes. Algunos -más generosos- lo reconocen como arte pero de la comunicación. La mayoría de los argumentos coinciden en una valoración del esfuerzo, el talento y los conocimientos del diseñador pero al tener la obra como objetivo un mensaje específico –comercial o no-  cuestionan su carácter.

Sin embargo, analizando bellas y antiguas obras vemos que también fueron creadas con un mensaje implícito o al menos, una específica intencionalidad.  Gloria Camarero Gómez analiza El matrimonio Arnolfini, de Jan Van Eyck, un claro ejemplo de las pinturas que se hacían para la burguesía en el Siglo XV. Por lo general eran de pequeño formato para decorar las casas de mercaderes y comerciantes con cierto poder económico y, en muchas ocasiones, tributaban al pensamiento religioso de la época.

“Jan Van Eyck representó al matrimonio Arnolfini en el momento de celebrar su boda. El pintor da fe de tal acto poniendo en el fondo ‘Johannes de Eyck fuit hic 1434′ (Johannes de Eyck estuvo aquí 1434) y convirtiendo la obra en un ‘testimonio matrimonial’.

En aquella época, la celebración del matrimonio no requería de autoridad religiosa para certificar la unión. Bastaba con que los contrayentes expresasen su voluntad cogiéndose primero de la mano y, después, él, haciendo el juramento con la mano derecha levantada. Así es como aparecen en la escena, que está llena de simbolismo religioso y la contemplan tres figuras reflejadas en el espejo convexo del fondo.” ( LA IMAGEN DE LA FAMILIA EN LA PINTURA Y LA FOTOGRAFÍA, Gloria Camarero Gómez, Universidad Carlos III de Madrid).

El simbolismo de 'El matrimonio Arnolfini' de Van Eyck va mucho más allá de  lo que crees

Ahora bien, en nuestro caso concreto, la esquina de Servicios Gráficos Callegari, ¿es arte o diseño gráfico? ¿Podemos ubicarla en el cruce de ambas practicas? Y, en ese caso, ¿cómo funcionan, como obras de arte o como obras de diseño gráfico?

Este fue el tema central de nuestra charla con Virginia.

“El diseño no es arte en el sentido estricto del término, aunque ahora con la utilización de las nuevas tecnologías, inteligencias artificiales y demás en la creación de obras de arte debemos revisar los viejos conceptos. Lo podemos pensar como un entrecruzamiento de técnicas, prácticas y saberes, cuyo objetivo primordial es comunicar y es ese objetivo el que define el campo de acción.”

“Cuando yo estudié no había internet. En el instituto Superior Comunicación Visual de Rosario, en los años 90, había internet restringido, no el  acceso irrestricto de la actualidad. A los dos años de recibirme fui para hacer un curso de diseño de página web, que recién comenzaba a enseñarse. Por aquellos tiempos trabajábamos con tablero, letra set, Rotring, regla T, construíamos los bocetos en lápiz negro. Estudié Historia del Arte, laboratorio del color, círculo cromático, psicología del color, etc.”

“En cuanto a las impresiones, había unos pocos con offset pero por lo general se utilizaban las máquinas de imprenta convencionales más antiguas, había que esperar la prueba para ver que los colores no viraran en un sentido negativo. Por ejemplo el rojo de la carne si pasaba a rojo muy oscuro significaba carne en mal estado. Ha evolucionado todo tanto que las prácticas y enseñanzas adecuadas de aquel tiempo hoy quedaron atrás, También es cierto que algunas cosas vuelven, vuelve la onda retro por ejemplo: hay una imprenta con los tipos y modos antiguos que está trabajando muy bien, que utiliza diseños similares a los de los años 70 y con las mismas técnicas, los mismos recursos tipográficos Las nuevas tecnologías acentuaron el protagonismo del diseño gráfico y, a mi ver, todo es diseño. Por ejemplo, en los campos: desde el cartel del alambrado informando tipos de cultivo o agroquímicos hasta el diseño de la carta de porte. Hoy hay diseño hasta en la empanada. Por ejemplo: tuvieron que diseñar un sello con cuña adecuada para discriminar de que sabor es la empanada y en la franquicia de algunas empanadas ya viene el logo grabado a fuego en la masa”.

“En la vidriera de mi estudio, más allá del diseño, la intención fue expresar, reunir un montón de conceptos y vivencias. Esta obra la diseñé en pandemia. Hay muchas cosas de mi familia, de mis sentimientos y los volqué buscando comunicar,  explayándome,  en mi propia casa y a la vista de todos. Fui componiendo las letras de gran tamaño utilizando: obras de arte que me gustan, herramientas que se usan para los afiches, para las campañas publicitarias, herramientas propias del diseño, tipografía y todo lo que se puede hacer con las fuentes tipográficas. En otra letra usé lo básico respecto de qué es comunicar en un afiche y en otra todo lo que es señalética, íconos. Durante la pandemia los diseñadores buscábamos un emoticón que reflejara lo que estaba sucediendo, es la carita con barbijo que habla de cuidados y distancia social. También me propuse que eso estuviera reflejado».

«Se califica el trabajo en función del efecto… si logras comunicar lo que vos querés, si logras despertar un deseo buscado. Los diseñadores –esencialmente- comunicamos un mensaje. Comunicar una empresa. Ahí no ponés arte… en el logo hay que ser muy técnico… En un logo buscás que la tipografía sea clara y visible, que tenga equilibrio, que sea captado rápidamente, que quede captado y memorizado, que tenga originalidad que hoy en día es muy difícil ya que parece que estuviera todo creado».

«Trabajamos mucho con la tipografía, conocer la esencia de la tipografía para poder trabajar mejor. Cada tipografía tiene su vestidura y no se la puede mandar a otra función que no le corresponda».

«Cuando vos diseñás, por fuerza tenés que investigar. Ahora hay tanto que la tendencia es a copiar o imitar y el cliente se referencia en lo que ve, pero a mí me gusta salir de la moda, lo más usado, y explorar, animarme a innovar. Las nuevas tecnologías favorecen las imitaciones, la anulación de la creatividad y del espíritu propio».

«Me gusta diseñar cartelería  porque me gusta comunicar. Allí estás dando una info precisa, ya sea del negocio, del producto, comunicando información y me gusta trabajar en grandes tamaños, los grandes tamaños me resultan cómodos y los tengo en mi cabeza, la noción de espacialidad  ya la tengo incorporada. Me encanta la señalética… hacer el recorrido visual y marcar, guiar».

¡¡Gracias Virginia por esta hermosa entrevista !!

Vistos 3,621 total views

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *